Inteligencia artificial y Big Data, nuevos aliados para la Comunicación Interna

3/7

El análisis de datos y la incorporación de plataformas de comunicación corporativa innovadoras son dos de las armas más poderosas que tienen a su alcance los responsables de diseñar las estrategias de comunicación organizacional.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías, la forma en la que las personas interactúan entre ellas ha dado un giro de 360 grados, y como era de esperar el ámbito laboral no ha quedado indemne frente a esta transformación. Hoy en día, los integrantes de las organizaciones se comunican a través de las redes sociales y chats con sus colegas pero también, y cada vez más, con sus superiores.

Frente a este escenario, las compañías que busquen entrar en contacto de manera natural y fructífera con sus colaboradores deben poder adaptarse a los tiempos que corren. ¿De qué manera? Usando el poder del Big Data para ofrecer mensajes personalizados, y la Inteligencia Artificial para innovar en los canales de comunicación utilizados con estos fines. Las firmas deben entender que los esfuerzos que realicen en esta dirección no sólo contribuirán a estimular y retener a sus miembros actuales, sino también a dar un paso adelante en la selección de nuevos talentos.

 

Personalizar y simplificar, el quid de la cuestión

El interés de las empresas por conocer de cerca a sus miembros no es nuevo.
Pero si antes recabar información sobre cada uno ellos era una tarea casi artesanal y prolongada en el tiempo, las nuevas tecnologías han hecho posible que esto hoy se produzca de manera permanente y automática. Mediante el Big Data ahora es posible conseguir y analizar datos acerca de los trabajadores (sus gustos, sus hobbies, sus frustraciones y sus aspiraciones a largo plazo, entre otras) que resulten útiles para confeccionar comunicaciones personalizadas que, al final del camino, logren captar su atención.

Pero no sólo el mensaje importa, sino también, y más que nunca, el canal elegido para hacérselo llegar.

Si en el pasado las carteleras, la intranet y los newsletters parecían ser suficientes para entrar en contacto con los miembros de una compañía, en la actualidad todo este armamento ha quedado obsoleto.

El desafío de las compañías consiste entonces en integrar nuevas plataformas de comunicación organizacional que sean más accesibles e intuitivas o, dicho de otro modo, que reproduzcan el funcionamiento de aquellas que los trabajadores emplean cuando se encuentran fuera del horario laboral. Workplace (de la factoría Facebook), Feedback y StarMeUP son algunas de las que retoman la lógica de las apps que todos tienen en su smartphone, y las adaptan al mundo del trabajo.

Estas redes sociales corporativas, cuando son utilizadas como una herramienta de comunicación interna más, contribuyen a crear dentro del ámbito laboral una comunidad donde sus miembros pueden compartir conocimientos y experiencias de manera transversal. Pero esto no es todo. En los casos en los que logran ser bien aprovechadas, estas plataformas también arrojan datos útiles para detectar quiénes son los llamados ‘influencers internos’, aliados indiscutidos a la hora de promocionar los valores de la organización, tanto dentro como fuera de ella.

Los asistentes virtuales o chatbots, inicialmente empleados para mejorar la experiencia del usuario, son otro buen ejemplo de cómo de la mano de la Inteligencia Artificial la comunicación interna puede simplificarse. Con sólo ingresar su consulta en esta herramienta de software, los miembros de una empresa tienen acceso instantáneo a una gran cantidad de información puntual y concisa que los ayuda a optimizar su tiempo y mejorar su desempeño en el trabajo, pero también a estar al tanto de los cambios que se suceden en su empresa.

Todo ello se traduce en un trabajador informado acerca de los procesos que tienen lugar en la compañía a la que pertenece, y por lo tanto más comprometido con la misma. En la era digital, las organizaciones que consigan aggiornar a tiempo su estrategia de comunicación interna -entregando mensajes cada vez más personalizado a través de nuevos canales- serán las primeras en tener en sus filas una mayor cantidad de empleados fidelizados, los mejores embajadores para cualquier marca.