Medición online: Coctel de datos y multiplataformas

5/7

Como decía Peter Drucker, “lo que no se mide, no se puede mejorar”. Y en comunicación esta frase se ha convertido en mantra. ¿Por qué?

Los resultados de la medición nos muestran el estado actual de la Comunicación Interna en la organización, nos permite identificar fortalezas y oportunidades de mejora y nos dan una base sobre la cual empezar a trabajar. Los primeros días del año son un momento ideal para hacer este análisis, realizar un diagnóstico para cerrar el 2017 y planificar de cara al 2018.

El valor diferencial o la clave del éxito dependerán de esta monitorización de resultados. Será fundamental que todas las acciones (sean offline u online) que las compañías implementen, incorporen sus KPI’s de forma natural, los cuales deben ser revisados tanto durante como tras su conclusión.


¿Qué nos exige medir la era digital?

Las organizaciones están acostumbradas a evaluar los canales, la efectividad de una comunicación y el ‘cascadeo’ realizado por los líderes, teniendo en cuenta niveles de lectura, shares, likes y cantidad de comentarios. Pero este tipo de indicadores ya no alcanzan.

Esto significa que no es sólo que el colaborador comparta o comente los contenidos, sino que le interesen y le influyan, tanto en su percepción sobre la compañía como en su compromiso y motivación. Se necesita analizar también el scroll que hacen empleados en los canales (intranet, revista digital, etc.), la frecuencia con la que los visitan, el tiempo de permanencia o desde dónde acceden a ellos (si es directa implica más engagement que si es a través de un estímulo realizado). Además, sería interesante que las compañías puedan hacer una reflexión sobre el tiempo ‘libre’ que tiene el empleado en su día a día (que suele ser muy escaso) para prestarle atención a la comunicación interna. Seguramente ese indicador arroje las respuestas a muchas preguntas sobre la efectividad de las acciones.


¿Cuál es el desafío?

Para poder alcanzar esta medición, como así también un control del ROI (Retorno de la Inversión), las compañías tienen un gran desafío en materia de Comunicación Interna: alcanzar el famoso Big Data tanto de los colaboradores como de su ecosistema de canales de Comunicación Interna. Este torrente de datos, convertido en inteligencia, les permitirá a las organizaciones poder medir el valor que su gestión aporta a sus colaboradores y por ende al negocio.